Por El Bien Del Goze
Escrito por yacko79 el 07 de octubre de 2007
Si te ayudo... ¿Me dices tu nombre? Se empieza a reir de una manera desenfadada pero al final de la última carcajada le oigo decir: Daniela. Bueno ahora que sé su nombre me permití preguntarle por su edad una vez más; me dice que tiene 19 y en un tono mas serio me dice si en realidad pienso ayudarla. Mi vida se fué al carajo hace no mucho o mas bien debería decir que siempre he estado en la mierda pero no me había dado cuenta hasta que me abandonó Georgina o puede que ella haya destapado la hoya express en el peor momento que pudo ser cualquiera, como aquél día. El trabajo, ¡el pinche trabajo! Le he dedicado mas de diez años a esos hijos de la chingada que no respetaron nunca mis estudios y me pusieron a hacer cualquier cosa.Si hago cuentas, nunca he sido indispensable para nada ni nadie y ya no tengo a nadie, siempre ha sido así. Al trabajo ya no voy a volver y tengo que ocuparme en algo o voy a deprimirme, ja, ja, ja, como si las cosas pudieran ser peor, bueno, tengo que considerar de que si mato a ese par de judas de mierda mi vida se puede complicar en demasía, sin embargo, por mi cabeza pasan ideas inquietantes, puedo decirle a Daniela que me voy a aventar el pedo de matar a esos dos tipos pero en el trascurso me la puedo estar cojiendo sin necesidad de que le esté pagando ni un solo centavo. Si lo veo por ese lado podría ser un buen negocio aparentar que me los voy a quebrar, yo nada más me hago el pendejo supuestamente planeando el crimen mientras gozo de la miel de Daniela y cuando me canse simplemente me largo y se acabó el cuento. Me parece un buen plan, sencillo, entusiasta y además ahora me toca a mi ser el patán, Daniela no sé si se lo meresca o no, pero eso a mi me vale madre, ¡Ahora vá la mía!

Mira Daniela-le explico- me resulta extraño que me comentes estas cosas de buenas a primeras ya que son situaciones muy delicadas y la verdad si me saca de onda que le propongas a un completo desconocido esto que es muy delicado pero, yo creo que hoy es tu día de suerte y no quiero que te hagas una idea errónea de mi. Yo soy una persona tranquila, siempre trato de no meterme en problemas, pero pues ya ves mi situación, en este momento me siento capáz de hacer cualquier cosa y más si es algo que traera algún beneficio para tí que fuiste muy dulce y complaciente. Aunque te haya pagado por eso, siento la necesidad de estar cerca de tí, seguramente esto te lo dicen todo el tiempo y pienses que es una bobada, pero estas guapisima y estoy dispuesto a ayudarte por demente que paresca la idea. Necesito que me digas si es verdad lo que me dices porque si es así, ten por seguro que me los quiebro. Su semblante cambió de inmediato y se mostró hasta cierto punto sorprendida, me dijo que ella ya le había propuesto esto antes a un novio que tuvo hace no mucho tiempo pero que tristemente no la quizo ayudar y que sentía muy lejano que alguien pudiéra ayudarla de esa manera y que se lo había comentado a algunos clientes pero se mofaban pensando que era una farsa. Por estas fechas ya estaba considerando contratar a un matón a sueldo de Tepito pero no se atrevía ya que le parecía muy arriesgado porque esos judiciales rondan algunas partes de ese barrio y que no faltaba quien fuera de rajón y entonces las cosas empeorarían y teme mucho por la vida de su papá. Tambien me dijo que ellos ya se habían cobrado con ella muchas veces, que se siente atrapada y que de pronto, aparesco yo de manera providencial y que aún no puede creer que le este diciendo que sí y yo le digo que no tengo nada que perder, incluso me atrevo a decirle que tengo un arma y que sé desarmarlas y cosas de ésas cuando jamás he tocado una. Pero bueno eso no importa mucho ahora, ya le dije que le entro al chistesito este. Muy complacidos ambos, salimos del restaurante, en cuanto tenemos los pies en la banqueta ella me toma de la mano con un tanto de timidez, sorprendente en una prostituta, mas no lo es así en una joven de 19 años. El trato se vuelve más cordial mientras caminamos por ahí, pobre, no sospecha mis intenciones y como se ven las cosas, creo que las voy a disfrutar. Al darme su mano un tanto sudorosa supe que tenía el control de la situación, ahora me toca andar de culero a mí. En ese momento me prometo a mi mismo que ya no volveré a ser el pendejo de nadie y no es que le quiera hacer daño a Daniela porque pudo ser cualquier otra mujer, solo que le toco a ella cruzarse en mi camino y no pienso desperdiciar esta oportunidad.
Mientras andamos por ahí su teléfono suena, es un cliente que requiere de sus servicios. Le digo que por mí no hay problema, que se puede ir a chambear, le ofresco el dinero tal y como le dije desde el principio por esas tres o cuatro horas de su compañia pero me lo rechaza ¡Que buena señal! todo está a pedir de boca. Nos quedamos de ver en mi departamento por la noche. Dije algunas mentiras pero, todo sea por el bien del goze.

Continúa en capitulo 4

 
Escoge el próximo pasaje
Versión
1
div
Escrito por yacko79 el 17 de octubre de 2007
· Leído 24 veces · Sin comentarios · 4 pasajes debajo
Son las 6 de la tarde, a traves de la ventana con botella en mano, observo la lluvia caer desde lo alto hasta la masa gris que hay ante mis ojos. Es una lluvia que inunda las calles de manera descomunal. Me doy una pausa, dejo la ... Leer mas


 
Volver al
Pasaje 2º
Escribe tu versión del
próximo pasaje

 
Comentarios
Nadie dejó comentarios en este pasaje.
Escribe el tuyo
Te gustaría comentar aquí
Solo los usuarios registrados pueden escribir comentarios
Obtén tu cuenta gratis | Ingresa
Leído 29 veces
Privacidad: Pública
Rating
Puntaje: Sin votos
Ideas
Personajes
Argumento
Comparte esta historia
LINK:
Para enviar por mensajería instantánea o e-mail.
HTML:
Para pegar en tu blog, foro o espacio web.
Creative Commons License
Reconocimiento - NoComercial - CompartirIgual 3.0
 
Tu cuenta
Ingreso
Obtén tu cuenta gratis
 
 
 
Mensaje


Exito


Error


Aviso


Related Links

Partner Links